[Reflexión] Ediciones Coleccionista

[Reflexión] Ediciones Coleccionista

La edición coleccionista, por definición del mercado, nos trae material adicional de aquellos mundos en los que nos hemos adentrado para vivir una experiencia jugable. Estos artículos hacen más real dicha experiencia, además de dejarnos ahondar en su historia y desarrollo. Los objetos son de lo más variado y pueden ir desde ropa a figuras, pasando por libros de arte, novelas o comics. También pueden incluir algún objeto que pertenezca al juego y represente muy bien la esencia del mismo como podría ser el Pip-Boy de Fallout 4 (Bethesda, 2015), el cual podría hacerte sentir en el mismísimo Yermo. La edición apenas duraba minutos en las tiendas, y hablamos sólo de reservas, lo que la convertía en carne de cañón para especuladores, pero de eso hablaremos más adelante. La cuestión es que esto no sólo le pasaba a esta edición en concreto, si no que la gran mayoría de estos artículos sufren un destino similar. Las ediciones coleccionista son muy deseadas por su exclusividad. Incluso podrían considerarse bienes de Veblen teniendo en cuenta que la gente está dispuesta a pagar más por ellas cuanto más exclusivas sean, y a más caras, más exclusivas.

reviicDiferencias entre versión americana (izquierda) y europea (derecha).

En ocasiones ocurre que dichas ediciones son diferentes según regiones, lo que hace que los mas completistas se dejen buena parte de su sueldo en intentar conseguirlas. La, todavía reciente, edición coleccionista de Resident Evil VII (Capcom, 2017) trajo consigo dicha distinción según países, saliendo mal parada la edición Europa en comparación con la americana. Aunque existe un por qué, la edición americana con un contenido mayor, y mejor, no incluía el juego. Exacto, una edición de un juego, sin juego. Por desgracia no es el primero, ni el último. El año pasado Battlefield 1 (Dice, 2016) ya realizó semejante maniobra, y este año Mass Effect Andromeda (Bioware, 2017) también lo hará en escasos días. Por cierto, ambos distribuidos por EA. Generalmente esto se hace porque son ediciones con precios desorbitados, rozando los 200€ o incluso rebasándolos. Véase también otros dos casos, uno reciente y otro al llegar, en este caso protagonizados por la desarrolladora y distribuidora Square Enix. La coleccionista de Final Fantasy XV (Square Enix, 2016) se lanzó al mercado por la friolera de 270€, cuyo precio era aproximado al de One y PS4 Slim. Entendemos que incluía material más que suficiente, o no, para justificar dicho precio. O no porque hoy mismo ha llegado a nuestras tierras Nier: Automata (Platinum, 2017) y lo ha hecho con una edición coleccionista que incluye: juego, caja metálica, figura de PVC de 15 cm, selección de 13 temas de Nier (Cavia, 2010) y Nier: Automata (Platinum Games, 2017) y un artbook de 64 páginas, al menos a tamaño A4. El precio ha sido de 190€ más 30€ de gastos de envío.  Lo que eleva la cifra a 220€. Incluyendo material que suelen incluir otros juegos casi a mitad de precio. ¿Es justo su precio? Según el mercado sí, puesto que están agotadas y la especulación en internet hace oscilar su precio entre los 300 y los 400€.

Y es aquí donde los especuladores se frotan las manos y los coleccionistas se las echan a la cabeza. Estas ediciones suelen salir en tiradas limitadas, y con un número de unidades muy por debajo del que los usuarios demandan, cosa por otro lado incomprensible, es como si las empresas decidieran no querer ganar dinero. Aunque en otras ocasiones hay ediciones que suelen ser un fracaso en ventas y acaban a precios de risa porque prácticamente nadie las compra. La cuestión es que estas tiradas suelen volar antes siquiera de llegar a las tiendas, como señalaba al principio del texto, sólo las reservas ya cumplen el cupo de demanda en escasos minutos. Con frecuencia los especuladores se disfrazan de francotiradores certeros y consiguen varias unidades que, tras cundir el pánico en redes por la escasa disponibilidad de dicho artículo de lujo, ponen a la venta en diferentes portales de internet por precios muy superiores al recomendado. Pero así es la ley de la oferta y la demanda y cuando un usuario cae en la red de un especulador se produce un efecto dominó, haciendo que queden menos unidades y su valor sea más elevado. Viéndose su precio original hasta triplicado y cuadruplicado. Algo verdaderamente demencial.

k195oio4NieR_Automata_CE_Beauty_795_780_KREdición coleccionista de Nier: Automata. Solo disponible a traves de la Store de Square Enix.

En el otro lado de la moneda están los coleccionistas sin más apelativos. Aquellos que hacen del coleccionismo su pasión y desean dicho artículo por lo que significa, tanto dentro del juego como para ellos. Estos son los que más sufren con los especuladores, pero también los que más disfrutan con esta faceta del videojuego, sintiéndolo más vivo y propio. No es de extrañar que por ello quieran rodearse de pequeños fragmentos de los mundos en que tanto disfrutan y no se les pasa por la cabeza deshacerse de sus adquisiciones. Figuras que les acompañen, libros de arte que les ilustren o bandas sonoras que les transporten; haciendo así sus experiencias más satisfactorias, puesto que ellos consideran todo esto pequeñas piezas de arte mientras que para otros son sólo merchandising en un mercado sin corazón.

Parece que las ediciones coleccionista se han convertido en algo que debe salir al mercado sí o sí, sin importar su calidad, pero si su precio es alto tal vez es que merezca la pena, ¿no? Pues no, o no siempre, volviendo al principio económico del bien Veblen y el hecho de que estemos dispuestos a pagar por él más por ser menos accesible al tener un precio prohibitivo. Aunque pueda parecer que el usuario tiene poco margen de maniobra frente las artimañas de las empresas o de los especuladores, en realidad posee en su mano la carta más poderosa de la baraja; no comprar sin importar lo que otros hagan o el deseo que sintamos hacia dicho artículo. Es el bolsillo, a fin de cuentas, donde más daño se le puede hacer. Por contrapartida existen ediciones cuidadas como The Lords of Fallen (Deck13, 2014) o Dishonored 2 (Arkane Studios, 2016) que con precios accesibles ofrecen al usuario un añadido digno. La única solución ante la espiral del coleccionismo en bruto, es el coleccionismo selectivo, como si de dominar un arte se tratara, adquiriendo aquello que, a nuestro juicio, posea un material en consonancia con el juego mismo y con su valor.

¿Edición coleccionista o normal? He ahí la cuestión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s